FORD IMPRIME AUTOPARTES EN 3D

La marca del óvalo es la primera en probar la impresión 3D para distintas partes de sus vehículos.

Ser pionero en un rubro siempre es beneficioso para una marca. Y en esto Ford Motor Company es bueno. Hoy, nuevamente se encuentra marcando un hito en la historia, en este caso de las autopartes. Porque la impresión 3D también se mete de lleno en este rubro con un potencial asombroso. Si bien Ford está haciendo las primeras pruebas a gran escala para crear autopartes y accesorios especiales, ya es la primera. El proceso de producción de sus vehículos ya no será el mismo.

El nuevo sistema de impresión 3D se encuentra en el Centro de Investigación e Innovación de Ford en su planta de Dearborn, Michigan. Y como ya mencionamos anteriormente, este innovador proceso se encuentra en período de prueba con resultados muy alentadores. El sistema se denomina Stratasys, Infinite Build y si todo sale bien revolucionaría la fabricación de vehículos, optimizando la creación piezas para los autos e incluso desarrollar la hasta ahora acotada personalización de los mismos.

Ellen Lee, Líder Técnica de Ford en Investigación de Fabricación de Aditivos, lo deja bien clarito: “con la tecnología de Stratasys, Infinite Build, podemos imprimir grandes herramientas, accesorios y componentes, haciendo que los procesos de producción sean más ágiles”.

Los alcances potenciales de esta tecnología son ilimitados tanto a gran escala como es este caso como a nivel hogareño. Con tan solo googlear el término podemos ver que ya se utiliza para fabricar herramientas para arreglar satélites en el espacio, para prótesis en distintas áreas de la medicina, la construcción de puentes o casas íntegras o incluso con fines menos lúdicos como puede ser la fabricación de armas ilegales. Sin dudas que este tipo de tecnología ha llegado para quedarse y modificar sustancialmente la vida del ser humano. Y al ser pionero en el rubro automotriz, Ford no se equivoca.

La marca del Óvalo apuesta a que la impresión 3D le ofrecerá inmensos beneficios a la producción de automóviles, incluyendo la capacidad de producir piezas más ligeras que podrían conducir a una mayor eficiencia de combustible. “Un spoiler impreso, por ejemplo, puede pesar menos de la mitad de su contraparte de metal fundido.” aseguran desde la marca.

Sin duda alguna esta tecnología es más rentable para la producción de piezas en bajo volumen, para prototipos y componentes especiales de vehículos de carrera. El objetivo de Ford es utilizar la impresión 3D para crear herramientas, accesorios y componentes personalizados para sus vehículos.

¿Cómo funcionan? 

Con la impresión en 3D, las especificaciones de una pieza se transfieren desde el programa de diseño asistido a la computadora, desde donde se analiza el diseño. A continuación, el dispositivo funciona, imprimiendo una capa de material a la vez y luego, apilando gradualmente capas, hasta llegar al objeto final.

Cuando el sistema detecta que la materia prima o el cartucho del material de suministro está vacío, un brazo robótico lo sustituye automáticamente por un recipiente lleno. Esto permite que la impresora funcione desatendida durante horas e incluso días. Lo más importante, las impresoras 3D son capaces de imprimir piezas de prácticamente cualquier forma y/o longitud.

Optimización de los tiempos…

En solo días puedan realizarse prototipos que antes podrían tardar meses en armarse, con una reducción de costos significativa. La impresión 3D aún no es lo suficientemente rápida para la fabricación en gran escala, pero es más rentable para la producción de bajo volumen.

Compartilo, es simple...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Reply