VOLKSWAGEN SURAN 1.6 MSI HIGHLINE

Viajamos a Entre Ríos con la nueva Suran para conocer las prestaciones y novedades que trae este líder indiscutido de su segmento. 

Desde que se lanzó en 2006 inmediatamente se convirtió en número uno en ventas en el segmento de los familiares compactos, compitiendo con rivales como el Fiat Idea, el Honda Fit, el Citroën C3 Picasso y el Chevrolet Spin.

La Volkswagen Suran conquistó a muchos padres de familia que vieron en ella las mejores aptitudes para llevar a sus seres más queridos: habitabilidad, confort, capacidad de carga y motor austero.

En 2010 protagonizó su primera actualización y en noviembre del año pasado tuvo la segunda renovación profunda presentando un salto cualitativo en calidad general, mejoras en la motorización y un equipamiento superior.

La marca alemana nos facilitó una unidad con la versión tope de gama 1.6 MSI Highline Manual. La probamos en Buenos Aires pero también viajamos a Entre Ríos para conocerla en ruta y comprobar sus aptitudes en una travesía con los chicos.

HP

El diseño responde a la nueva imagen estilística de Volkswagen, en sintonía con el Golf VII.

EXTERIOR

A simple vista cualquiera podría decir que es igual a la anterior. Sin embargo, hay cambios sutiles y detalles que la diferencian. Responde a la nueva imagen estética de Volkswagen, en sintonía con el  nuevo Golf que probamos hace poco tiempo.

Antes que nada vale la pena mencionar que esta nueva generación creció en 2 centímetros y tiene un largo de 4.20 metros. Por su parte, conserva la distancia entre ejes de 2,46 metros.

Las novedades más importantes están en el sector frontal, donde las ópticas ahora presentan dimensiones más grandes y formato alargado, con un fondo oscurecido que le queda muy bien. Además, estrena nuevos paragolpes, parrilla y faros antiniebla.

Sobre los laterales parece que nada ha cambiado aunque en la opción Highline incorpora luz de giro en los espejos laterales y una moldura cromada cerca de la palabra que identifica a esta versión. Mantiene las llantas de 15” con diseño de diez rayos y  barras de techo negras.

En la zona trasera tampoco se aprecian cambios profundos. El spoiler creció un poco en dimensiones y el interior de las ópticas fue modificado, pero hacia afuera, todo igual.

INTERIOR

Puertas adentro de la Suran se percibe una evolución en la calidad general aunque siga teniendo una gran presencia de materiales rígidos. Las mejoras se evidencian sobre todo en las terminaciones y en la prolija presentación de los comandos y botones.

El panel de instrumentos es similar al del modelo anterior, salvo que ahora está iluminando en blanco. Son cuatro cuadrantes circulares analógicos de lectura fácil con un display digital en el centro para albergar la información proveniente de la computadora de a bordo.

La posición de manejo es elevada aunque se baje lo más posible el asiento. En este caso no se nos complica demasiado pero no podemos asegurar que quien supera una estatura media se encuentre cómodo para manejar. La butaca está diseñada en un material textil con un atractivo diseño exclusivo para la versión Highline. Las sujeciones son buenos e incluye una extensión del cojín para ubicar más cómodamente a las piernas.

El volante nos gustó mucho por la personalidad que le otorga su base recta y el revestimiento en cuero que resulta agradable al tacto. Para placer del conductor, puede regularse en profundidad y en altura, y reúne los comandos del audio, la computadora de a bordo y el Control Crucero.

WP_20150802_012[1]

El volante revestido en cuero reúne los comandos del audio y el Control de Velocidad Crucero.

La visibilidad de la Suran no presenta dificultades. Hacia adelante, los parantes no obstaculizan la visual y hacia atrás, la luneta cuenta con una gran superficie vidriada. Además, viene provisto de sensores de estacionamiento delanteros (novedad en esta actualización) y traseros.

Durante nuestro viaje-prueba uno de los objetivos centrales era probar su habitabilidad trasera. Así comprobamos que tiene buena altura hacia el techo como así también espacio suficiente para que los pasajeros laterales ubiquen las piernas cómodamente. Pero el asiento central sigue siendo acotado ya que el falso túnel de transmisión resulta un obstáculo difícil de sortear para un adulto.

ASIENTOS TRASEROS

Una falencia que encontramos a la hora de viajar fue la poca cantidad de alojamientos portaobjetos.  Apenas trae un cajón debajo del asiento del conductor, una guantera pequeña y portamapas. Por suerte conserva las mesitas tipo avión que nos permitió que los chicos tuvieran un lugar para dibujar, leer e incluso comer un sandwich cuando la situación se tornaba complicada.

WP_20150728_001[1]

La capacidad del baúl sigue estando entre las mejores del segmento con sus 430 litros. Puede ampliarse a 525 litros con el desplazamiento longitudinal de los asientos traseros y a 1.580 litros rebatiéndolos por completo. El modelo anterior permitía rebatir los respaldos en proporciones 50/50. Es importante destacar que en su interior trae buena iluminación, una toma de 12 volts y dos portaobjetos laterales con red que nos sirvieron para transportar de manera segura botellas de gaseosa.

EQUIPAMIENTO

Para nosotros la incorporación más importante es el Control de Estabilidad (ESP), un sistema fundamental para evitar choques o vuelcos (solo en versión Highline) porque ayuda a recuperar la trayectoria del vehículo ante maniobras imprevistas o de urgencia.

La modalidad tope de gama también suma Control de Tracción, Bloqueo Electrónico de Diferencial (evita la pérdida de potencia cuando una rueda patina), Asistente al Arranque en Pendientes e iluminación extra en curvas, que  funciona con los faros antiniebla al doblar o colocar el giro. Sin embargo, no trae anclajes ISOFIX que permiten ajustar mejor a las sillas de seguridad infantil que con el propio cinturón de seguridad.

WP_20150802_007[1]

La versión Highline incorpora el navegador satelital incorporado como opcional.

En cuanto al confort, hay varias novedades interesantes: dirección eléctrica, Control de Velocidad Crucero, los mencionados sensores delanteros, y una central multimedia con pantalla táctil de 5 pulgadas. Esta frutilla del poste incluye el reproductor de CD, Bluetooth y ranura SD. La unidad que probamos traía navegador satelital incoporado como opcional, al igual que el techo eléctrico.

AL VOLANTE

El motor 1.6 litros de la Suran fue mejorado: ahora posee 16 válvulas y 110 CV  (9 caballos más que el anterior de 8 válvulas). A su vez, el torque pasó de 143 a 154 Nm. Está asociado a una nueva caja manual de seis velocidades que logra aprovechar muy bien las prestaciones del propulsor.

SURAN CAJA MANUAL

Un buen aliado para el conductor es el indicador de marcha recomendada que indica cuál es el momento indicado para subir o bajar de marcha.

En la ciudad nos mostró toda su agilidad para trabajar a bajos regímenes y en ruta (hicimos unos 800 kilómetros) nos gustó la capacidad para encarar sobrepasos cuando los camiones empezaban a colmar nuestra paciencia.

Para tener en cuenta su comportamiento basta solo con un ejemplo. A 130 km/h, en 6ta marcha, alcanzó apenas las 3.200 rpm y consumió 8 litros cada 100 kilómetros recorridos.

La nueva dirección eléctrica (antes era hidráulica) merece un párrafo aparte.  Es dócil en las maniobras en espacios reducidos y se pone más firme a medida que incrementamos la velocidad.

El conjunto de suspensiones está claramente definido para el confort en ciudad. Además, lo ayuda mucho su alto despeje al suelo para que ningún obstáculo lo complique.

WP_20150731_043[1]

Suspensiones equilibradas, dirección eléctrica y frenos eficientes le confieren a la Suran un destacado comportamiento dinámico.

En ámbitos ruteros se comportó mejor de lo que esperábamos. No exhibió inclinaciones importantes en curvas exigidas ni tampoco se perturbó ante la presencia de fuertes vientos laterales. Hay que recordar que la inclusión del ESP es fundamental para corregir cualquier tendencia que pueda comprometer la trayectoria.

CONCLUSIÓN

La segunda actualización del Suran reafirma sus condición de líder a nueve años de su lanzamiento. Las mejoras mecánicas e incorporaciones de equipamiento lo posicionan en un lugar de privilegio frente a sus rivales. Sin dudas seguirá siendo elegido por las familias argentinas como un compañero ideal para sus viajes.

FICHA TÉCNICA

Motor y transmisión. Naftero, delantero, 4 cilindros en línea, 16 válvulas. Cilindrada: 1.598 cm3. Potencia: 110 CV. Torque máximo 15,8 kgm/4.000 rpm.

Suspensiones.  Delantera: Independiente,  brazos de control superior e inferior, amortiguadores de doble tubo presurizados a gas, resortes helicoidales y barra estabilizadora. Trasera: independiente, brazos longitudinales,  amortiguadores telescópicos hidráulicos y resortes helicoidales.

Frenos. Delanteros a discos ventilados, traseros a tambor.  ABS, ESC, ASR, EDS, HHC y HBA.

Medidas y capacidades. Largo: 4.204 mm. Ancho: 1.660 mm. Alto: 1.585 mm. Tanque de combustible: 50 litros. Capacidad del baúl: 1.580 litros.

Precio y garantía. $227.641. Tres años o 100.000 kilómetros.

InstagramCapture_2e062532-8cfe-483c-b180-3c33ee00b01e[1]

 

LO MÁS                                                            

* Rediseño exterior e interior.

* Control de Estabilidad.

* GPS como opcional.

* Motor mejorado.

*Caja de 6 velocidades.

LO MENOS    

* No trae ISOFIX.

* Pocos portaobjetos.

* Habitabilidad de la 5° plaza.

 

 

 

Compartilo, es simple...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Reply